ESTÁS EN:

shares

A Ana María y José María, nuestros novios de la semana, los presentaron unos amigos comunes hace ya 8 años. Ana salió a cenar con una amiga y coincidieron en el mismo local con otro amigo suyo. “Fue un flechazo, como en las películas. Nos fuimos sentando cada vez más cerca, hasta que terminamos juntos hablando y, hasta hoy”, cuenta Ana.  

Seis años después de este amor a primera vista, el destino les hizo el regalo más bonito de sus vidas: su hija Emma.  Como colofón de esta preciosa historia de amor, Ana María y José María, se unieron en matrimonio el pasado 25 de agosto en una original boda con temática cowboy.

Ana María y José María

Fotografía: Emilio Jara

La celebración de Ana María y José María:

Celebraron su gran día en un entorno mágico, el hotel Izán Puerta de Gredos, en plena sierra abulense. Ana María describe la ceremonia, oficiada  en el jardín del hotel por la concejala de Ayuntamiento Doña Beatriz Sánchez, como “preciosa”. “No pudimos contener las lágrimas con las lecturas de nuestros familiares”, afirma.

Ana María y José María

Fotografía: Emilio Jara

El banquete y posterior fiesta tuvo lugar en el mismo sitio. El equipo del hotel Izán Puerta de Gredos y en especial Gemma Sánchez, la directora del mismo, se esmeraron en el cuidado de cada detalle. La cocina de este hotel trabaja de forma artesanal, algo que se evidenció con los postres: una exquisita tarta árabe con frambuesas y un delicioso gelée de mango. Sobre el menú explica Ana María: “Estaba todo riquísimo con una calidad y un mimo, sencillamente fabuloso”.

Ana María y José María

Fotografía: Emilio Jara

De la decoración floral se encargó Alberto Hermaflor, responsable de crear un ambiente muy natural, algo que consiguió llenando todo de flores silvestres y eucalipto.

Ana María y José María

Fotografía: Emilio Jara

El look de la novia:

Nuestra novia eligió para su gran día un modelo de YolanCris. Un dos piezas, confeccionado a mano. Bustier en  encaje y guipur con falda con cola en chantillí rematada en flecos con bordados de corte sirena. Lo adornó con un espectacular cinturón de pedrería. Mientras la vestían su hermana y su cuñada, estaban todos sus hermanos con ella y sus respectivas parejas que son para Ana María como si tuviera tres hermanos más. “No pararon de hacerme reír, con mis sobrinos revoloteando alrededor aquello era igual que el camarote de los Marx”, cuenta la novia.

Ana María y José María

Fotografía: Emilio Jara

Completó sus outfits con sandalias de piel labrada y terciopelo de Just Ene, personalizadas para la novia; y botas de Sendra en piel marfil y plata, también un diseño exclusivo para Ana María.

Ana María y José María

Fotografía: Emilio Jara

Para su ramo optó por un buquet de rosa blanca enana, lavanda y flores silvestres rematado en puntilla bordada.

Teniendo en cuenta la temática cowboy de la boda, Ana María usó un sombrero de fieltro rematado con encaje y pedrería del que colgaba un velo con especial significado ella. “Me lo prestó mi cuñada Virginia, a la que adoro. Lo llevó ella en la boda con mi hermano José Ángel y fue un detalle maravilloso y un honor llevarlo en la mía”, explica. Cuando se retiró el sombrero, lució una peineta antigua en plata y brillantes herencia de su familia. “Espero que mi hija la lleve en su boda”, comenta Ana María.

Ana María y José María

Fotografía: Emilio Jara

Maquillaje y peinado:

Para la preparación de la piel confió en su gran amiga Carmen Montalbán. En lo referente al maquillaje y peinado se puso en manos de Natalia Belda, profesional de reconocido prestigio, que supo reflejar a la perfección la naturalidad que Ana María buscaba.

Ana María y José María

Fotografía: Emilio Jara

Peinó también a Emma, dejándola preciosa con su tiara de flores y hojas doradas hecha por nuestra novia.

Ana María y José María

Fotografía: Emilio Jara

El outfit del novio: 

José María se enfundó en un traje a medida azul marino de la sastrería Irene Muñoz. Lo acompañó con un chaleco azul celeste, corbata a juego y  camisa con sus iniciales bordadas en el puño. Como complementos a resaltar, lució reloj carrera TAG Heuer (regalo de boda de Ana María) y unos gemelos de oro muy significados para el novio, al ser de su padre.

Ana María y José María

Fotografía: Emilio Jara

Las invitaciones y el regalo del los invitados:

Las invitaciones fueron diseñadas por los novios y la nota de bienvenida fue escrita a mano con un gran valor sentimental: “Me quede con la mano dormida de tanto escribir, pero no se merecían menos todos ellos por acompañarnos en este día inolvidable para nosotros”, confiesa Ana.

Ana María y José María

Fotografía: Emilio Jara

Como regalo las chicas recibieron unos pendientes de filigrana botón charro en plata vieja, un guiño a Salamanca, la tierra de Ana María; los chicos una botella de vino dulce de edición limitada Vegamar. Los más pequeños también tuvieron regalito: una lamparita con forma de bambi.

El momento más emotivo:

Esta boda estuvo cargada de momentos emotivos, pero Ana María destaca como algunos de los más emocionantes: ver a su hija Emma caminando hasta el altar delante de ella junto a sus sobrinas con José María de fondo; las creativas lecturas de sus sobrinos; la emoción de su hermano;  la nota divertida de mis amigas; la mirada de su madre que iba espectacular; y los agradecimientos del novio a los presentes y a los que les acompañaban desde el cielo como su suegro o su tía Ana, tan especiales para ellos.

Ana María y José María

Fotografía: Emilio Jara

Fotografo:

A Emilio Jara, y a su asistente, Miriam Herrera, deben Ana María y José María su espectacular reportaje fotográfico.

Ana María y José María

Fotografía: Emilio Jara

Ana María y José María

Fotografía: Emilio Jara

La música: 

La magia musical la pusieron Antonio Rodríguez, excepcional pianista y primo del novio; Charlie and Coconuts; Antonio de Texas Resaca Blues y Rodrigo de Espectáculos Villa, con el que bailaron sin parar.

Ana María y José María

Fotografía: Emilio Jara

Luna de miel:

Para su luna de miel Ana María y José María han elegido un destino de ensueño. Viajarán a Sudáfrica, donde disfrutarán de una reserva privada en Kruguer. Darán continuidad a este viaje con unos días de descanso en Isla Mauricio.

Ana María y José María

Fotografía: Emilio Jara

¡Que sigáis disfrutando de vuestro amor en compañía de vuestra preciosa hija!

Comentarios

Relacionados

2016 LuciaSeCasa Ediciones Lisa Tarín. Todos los derechos reservados.

Suscríbete a nuestra newsletter
 Acepto la política de privacidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
X
No te pierdas
NADA

Suscríbete a nuestra newsletter

 Acepto la política de privacidad