ESTÁS EN:

shares

Una boda necesita creatividad e inspiración, sobre todo cuando hablamos de las palabras que le vamos a dedicar a nuestra pareja. Por eso hoy queremos enseñarte unos poemas para tu boda civil.

 

Una boda necesita originalidad, creatividad e inspiración, y no solo en la decoración o en las invitaciones. Tiene que ser original de principio a fin por lo que las palabras que le vas a dedicar a tu pareja, también deben ser emocionantes.

Las bodas civiles pueden adquirir un toque muy romántico y personalizado si se hacen unas pequeñas lecturas por parte de los novios (o invitados). Y es que el momento en el que el novio/a quiere decirle unas palabras a “su futura vida” es muy emotivo. Son palabras que se sienten y que se dicen con el corazón en la mano pero hay veces, que las musas no están de nuestro lado. Por más que queremos expresar nuestros sentimientos, no nos salen las palabras adecuadas.

Por eso hoy, hemos querido recopilar poemas para una boda civil. Poemas que te sacarán de un “apuro” y que siempre podrás darle un toque personalizado. ¡Toma nota!

Poemas para una boda civil

poemas para una boda civil

Fotografía: A Breath Of Love

1. Cuando por fin se encuentran dos almas – Victor Hugo

Cuando por fin se encuentran dos almas,
que durante tanto tiempo se han buscado una a otra entre el gentío,
cuando advierten que son parejas,
que se comprenden y corresponden,
en una palabra, que son semejantes,
surge entonces para siempre una unión vehemente y pura como ellas mismas,
una unión que comienza en la tierra y perdura en el cielo.

Esa unión es amor,
amor auténtico, como en verdad muy pocos hombres pueden concebir,
amor que es una religión,
Que deifica al ser amado cuya vida emana
del fervor y de la pasión y para el que los sacrificios
más grandes son los gozos más dulces.

Si tus palabras se tienen que ajustar a un tiempo limitado, te aconsejamos este:

2. Dime si molesto – Eeva Kilpi

Dime si molesto,
dijo él al entrar,
porque me marcho inmediatamente.
No solo molestas,
contesté, pones patas arriba toda mi existencia.
Bienvenido.

3. Amor eterno – Gustavo Adolfo Bécquer

Podrá nublarse el sol eternamente;
podrá secarse en un instante el mar;
podrá romperse el eje de la tierra
como un débil cristal.
¡Todo sucederá! Podrá la muerte
cubrirme con su fúnebre crespón;
pero jamás en mí podrá apagarse
la llama de tu amor.

Pero estos poemas no solo tienen que ser de escritores, también pueden ser de películas. Versos que podemos modificar y hacerlos aún más nuestros, como estas líneas de la película del Diario de Noah:

4. Diario de Noah

Hay muchas formas de quererse, ¿sabes? Pero la suya era… total. Un amor puro, increíble, alucinante. Un amor especial como hay pocos. Y ellos lo sabían. Todos los enamorados del mundo creen que su amor es único y distinto, pero el de ellos sí lo era. Estaban hechos el uno para el otro, se tenían y deseaban fundirse en uno solo, cuando estaban juntos el tiempo se aceleraba, y cuando estaban separados se hacía eterno. Cada beso, cada caricia, era un puro sentimiento desnudo. Podían pasarse horas mirándose a los ojos y nada más, pero cuando se acariciaban, se besaban… entonces… no hay palabras para describir esa emoción.

poemas para una boda civil

Fotografía: Hotel Barceló Montecastillo

5. Todos los días de mi vida (película)

Prometo ayudarte a amar la vida, abrazarte siempre con ternura y tener la paciencia que el amor exige, hablar cuando hagan falta palabras y compartir el silencio cuando no, consentir, disentir respecto al pastel de terciopelo rojo, vivir al abrigo de tu corazón y llamarlo siempre hogar.

Prometo amarte locamente en todas las facetas de tu vida ahora y siempre, prometo no olvidar jamás que este es un amor único en la vida y saber siempre en lo más profundo de mi alma que no importa que desafíos puedan separarnos siempre hallaremos la forma de volver a unirnos.

Y si eres fan de un gran maestro como Sabina…

6. Noche de bodas – Joaquín Sabina

Que el maquillaje no apague tu risa, que el equipaje no lastre tus alas, que el calendario no venga con prisas, que el diccionario detenga las balas. Que las persianas corrijan la aurora, que gane el quiero la guerra del puedo, que los que esperan no cuenten las horas, que los que matan se mueran de miedo.

Que el fin del mundo te pille bailando, que el escenario me tiña las canas, que nunca sepas ni cómo, ni cuándo, ni ciento volando, ni ayer ni mañana. Que el corazón no se pase de moda, que los otoños te doren la piel, que cada noche sea noche de bodas, que no se ponga la luna de miel.

 

 

Comentarios

Relacionados

2016 LuciaSeCasa Ediciones Lisa Tarín. Todos los derechos reservados.

Suscríbete a nuestra newsletter
 Acepto la política de privacidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
X
No te pierdas
NADA

Suscríbete a nuestra newsletter

 Acepto la política de privacidad