ESTÁS EN:

shares

Los postres son la mejor parte de las comidas. Y en una boda, puestos a romper con la dieta, hazlo en condiciones, disfrutando de los mejores postres. Y sí, postres en plural, porque con las mesas dulces puedes tener un buffet de postres para bodas en el que probar una gran variedad. Pero, ¿cómo organizarlo?

 

En las bodas siempre se ha vivido ese momento mítico en el que después de la cena, los novios cortan la tarta y la reparten entre los invitados. Pero, en las bodas de ahora ya no se lleva esto. Son muchas las alternativas y variedades que podemos conseguir con una mesa dulce o buffet de dulces para bodas, para tener contentos a todos nuestros golosos invitados.

Pero, si no sabes por dónde empezar a organizar la mesa dulce de tu boda, a continuación, te contamos cuáles son algunos de los aspectos en los que pensar para empezar.

Buffet de postres para bodas

Las claves para un buffet de postres

  1. Pensar en la temporada de la boda

Antes de pensar en qué es lo que incluirá la mesa de dulces, hay que pensar en la estación del año en la que se celebra la boda. Hay meses en los que apetecen más postres calientes o postres fríos, y por ejemplo, no vas a servir un chocolate caliente en pleno verano.

  1. Vuestros gustos, un imprescindible

Aunque queráis ofrecer lo mejor a vuestros invitados y que estén todos satisfechos, no podéis prescindir de aquellas elecciones favoritas vuestras. Se trata de vuestra boda y los primeros que tenéis que daros un capricho dulce y disfrutar el gran día sois vosotros. Así que, no te olvides de incluir ese pastelito o tarta que tanto te gusta.

  1. No te olvides de la decoración

Es una de las mayores premisas que se siguen en las bodas actuales, guardar una armonía y unión en toda la temática y decoración de la boda. Y la mesa dulce no va a ser menos. Hasta los pastelitos, tartas o caramelos pueden decorarse con estilo vintage, boho o rústico. Una de las ideas que más triunfa para esta idea es presentarlo en un carrito.

  1. Para mayor variedad, minipostres

Para satisfacer todos los gustos y tener gran variedad de postres, la mejor decisión es tener una o dos mesas con postres de pequeño tamaño, que sirvan como un solo bocado. De este modo, también se podrán probar diferentes postres sin tener la necesidad de hincharse a comer una porción normal de un solo tipo.

  1. Bolsitas para llevar

En muchas ocasiones se incluyen también golosinas y caramelos para el buffet de postres. Es posible que más de uno quiera echarles mano, pero después de la cena no le cabe nada más. Si incluyes unas pequeñas bolsitas, los invitados podrás llevarse a casa unos pocos, no se desperdiciarán y también servirán de recuerdo para llevarte a casa.

  1. Coffee Bar, la última incorporación a las mesas dulces

Además de postres, en las mesas dulces también se puede incluir un apartado de café, con el que tus invitados podrán hacer ellos mismos todas las creaciones que de les ocurra con el café, desde el típico café solo, hasta un elaborado café irlandés.

 

 

Comentarios

Relacionados

2016 LuciaSeCasa Ediciones Lisa Tarín. Todos los derechos reservados.

Suscríbete a nuestra newsletter
 Acepto la política de privacidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
X
No te pierdas
NADA

Suscríbete a nuestra newsletter

 Acepto la política de privacidad