ESTÁS EN:

shares

Sí, te entendemos,tienes ya ese precioso anillo en tu dedo y lo único que quieres es gritar a los cuatro vientos que te casas. Sabemos que llevas soñando mucho tiempo con este momento. Pero, tranquila, que aún queda mucho por hacer antes de enviar el save-the-date.

 

Para empezar, puede que te estés preguntando en qué consiste el save-the-date y las diferencias que puede haber con las invitaciones oficiales. Pues, para sacarte de dudas, hoy te contamos en qué consiste cada uno y cuándo lo deberías entregar a tus invitados.

enviar-el-save-the-date

minted.com

El save-the-date tiene su origen en la cultura anglosajona y su principal función es anunciar con antelación una fecha de un evento importante. Básicamente, es una tarjeta en la que tan solo se comunica la fecha aproximada de la boda, para que los invitados marquen en el calendario este evento y no se pierdan un momento tan importante para vuestras futuras vidas en matrimonio.

Esta tarjeta no es el sustitutivo de una invitación de boda, ya que los detalles de la localización, código de vestimenta y el programa del día se incluyen en la invitación. La invitación de boda es mucho más detallada y es la confirmación oficial de este gran día.

¿Cuándo enviar el save-the-date?

No antes de estar prometido

Parece algo más que obvio, si no hay compromiso, no hay boda. Muchas parejas hablan abiertamente del tema y hacen planes de boda, sin estar prometidos. También es muy común ver haber recibido un anillo de promesa por parte de tu pareja y haber hablado de unos planes futuros. Pero, ninguna de estas dos situaciones confirman al cien por cien vuestro compromiso. Hasta que no tengas el anillo de compromiso, será mejor que no confirmes nada.

enviar-el-save-the-date

No antes de reservar dónde va a celebrarse

En cuanto tengas el anillo, seguro que tu mente empieza a maquinar a mil por hora y vas a querer confirmar a todo el mundo cuándo será tu bonita boda. Pero, echa el freno, porque no todo depende de ti. Las listas de espera en los sitios para las bodas son bastante largas. Por lo que, lo mejor será enviar el save-the-date cuando ya tengas confirmada la disponibilidad del sitio donde vaya a ser la ceremonia y la celebración. La reserva de estos dos sitios es lo que hace tu boda oficialmente oficial.

No antes de un año de la fecha

Detrás de una boda, siempre ha habido mucho tiempo de antelación y de preparativos. Puede que hayas sido demasiado previsora, empezando a organizar con más de un año de antelación y quieras que tu gran día esté presente desde ya en los calendarios de todos. Pero, espera. Si anuncias la fecha con demasiada antelación, en un año son muchas las cosas que pueden pasar y los cambios que se pueden dar. Además, tus invitados pueden olvidarse de ello. Por ello, lo más indicado es enviarlas entre seis y ocho meses antes de la ceremonia, mientras que las invitaciones detalladas, puedes enviarlas un par de meses antes. De este modo, los invitados tendrás suficiente tiempo para tener previsto si tienen que desplazarles, la vestimenta o días libres en el trabajo.

Comentarios

Relacionados

2016 LuciaSeCasa Ediciones Lisa Tarín. Todos los derechos reservados.

Suscríbete a nuestra newsletter
 Acepto la política de privacidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
X
No te pierdas
NADA

Suscríbete a nuestra newsletter

 Acepto la política de privacidad