ESTÁS EN:

shares

Tras cuatro años afincados en el corazón de Galicia llega a Madrid Mamá Chicó. Magistral fusión gastronómica entre Galicia, Argentina e Italia. El restaurante de las tres cocinas ubicado en Recoletos, 10 promete dar mucho que hablar y se convierte “ipso facto” en uno de nuestros espacios seleccionados para pedir matrimonio.

 

 

Con obrador propio y un emplazamiento envidiable, abre Mamá Chicó, el único sitio de Madrid inspirado en la cocina de tres lugares hermanados por la cultura, la tradición y la gastronomía.

“Tras cuatro años afincados en el corazón de Galicia llegamos a Madrid dispuestos a dar lo mejor de nuestra cocina casera, siempre primando el amor por lo artesanal y lo hecho a mano.”

Mamá Chicó fusiona las recetas tradicionales italianas y argentinas con un toque de cocina gallega

En medio del bullicio de uno de los puntos con más trajín de la capital, donde los restaurantes de comida rápida han copado las calles, se alza un precioso reducto donde reencontrarnos con las antiguas tradiciones culinarias. Mamá Chicó desembarca en Madrid con una historia macerada a fuego lento. Su atractiva fusión de recetas tradicionales italianas, argentinas y gallegas sabe a gloria y su cuidado diseño interior desembarca en Madrid ofreciendo un rincón romántico inolvidable.

Mamá Chicó

Sólo hay que ver sus fotografías para comprender que el ambiente que envuelve al restaurante invita al relax y a la tranquilidad. Su pequeña terraza cubierta de flores con aire bucólico, su salón principal con mesas de madera y hierro forjado y su suave luz que se emerge de sus bombillas y lámparas de estilo vintage son un ejemplo del cuidado al límite que marca la diferencia cuando buscas espacios únicos para ocasiones especiales.

¿Lo mejor? El restaurante cuenta con un espacio privado tras la cocina, decorado con flores y plantes estilo jardineras y unas bombillas monísimas. Un rinconcito ideal para pedir matrimonio a tu chica (guiño guiño) o para sugerir que te lo pidan.

Recetas de Galicia, Argentina e Italia gloriosamente entremezcladas. Ingredientes como las vieras y el pulpo de las costas gallegas, las empanadillas o la entraña de corte argentino y las numerosas pastas frescas y pizzas -hechas de forma artesanal en su obrador- están presentes entre los platos más destacados de sus fogones. 

Pero, espera a conocer la joya de la corona. El restaurante cuenta con un pequeño obrador acristalado donde la repostera Ana Cruelles deleita día a día con sus postres y panes caseros con ingredientes naturales. ¿Los más solicitados? La tarta de Milhojas con dulce de leche, el Lemon pie con merengue suizo o el Apple crumble son de los pasteles más solicitados, tanto para desayunar y merendar como para darse un homenaje tras el almuerzo o la cena.

Milhojas de dulce de leche

Lemon pie con merengue suizo

30 años de tradicción familiar que comenzó en una pequeña panadería coruñesa regentada por Héctor Presumido, un experto panadero argentino, que tras años dedicados a transformar la harina en auténticas maravillas gastronómicas, decidió, junto su hijo Martín, crear un restaurante donde sus masas tomaran forma de finas pizzas con ingredientes gourmets y pastas frescas artesanas. Y, así, con la pretensión de conjugar recetas italianas, argentinas y gallegas donde se entremezclan los ingredientes de forma tan magistral, Martín presumido dió forma a esta idea.

Seña de su carta son la pizza de jamón ibérico con huevos rotos y aceite de trufa y los sorrentino rellenos de calabaza y queso parmesano con salsa de trufa y crujiente de puerro.  Pero, son los entrantes los platos que mejor recogen la esencia de las tres cocinas. Y los mejores ejemplos son el pulpo de las Rías Baixas a la parrilla con puré de patata trufado, la burrata con helado de pesto verde y polvo de aceituna negra y las zamburiñas gallegas a la plancha con patatas crujientes.

Pulpo de las Rías Baixas a la parrilla con puré de patata trufado y salsa de pesto

Fetuccini con huevo escalfado

Pizza de jamón ibérico con huevos rotos y aceite de trufa y trufa con ricotta, lascas de parmesano y rúcula

**Ojo al dato. Sus pizzas van cambiando dependiendo de la temporada y se pueden pedir de dos sabores distintos. Además, su tamaño grande de 62 cm de largo es una de las más grandes que se pueden comer en Madrid. ¿A quién no le gustaría que se lo pidieran con una pizza de estas?

 

Comentarios

Relacionados

2016 LuciaSeCasa Ediciones Lisa Tarín. Todos los derechos reservados.

Suscríbete a nuestra newsletter
 Acepto la política de privacidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
X
No te pierdas
NADA

Suscríbete a nuestra newsletter

 Acepto la política de privacidad