ESTÁS EN:

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

shares

Llega septiembre y piensas que, dentro de un año, justo en el límite entre el verano y el invierno, estarás celebrando tu boda. Si es así, enhorabuena. Porque no hay nada mejor que decidir casarse en septiembre. Te contamos todas las ventajas.

 

Lucir bronceado, renovar el cóctel con sugerencias atractivas que vayan más allá del gazpacho de sandía, y poder recibir a la mayoría de tus invitados, que ya habrán vuelto de vacaciones, son algunas de las ventajas de casarse en septiembre. Pero hay otras muy interesantes que, si no te han hecho pensar en esta fecha, tal vez te hagan planteártela. Toma nota de ellas.

Todas las ventajas de casarse en septiembre

1. Es el mes perfecto para todos
El verano, con sus olas insufribles de calor, ya pasó, pero sus días largos y sus noches cálidas aún tienen mucho que decir. Septiembre es el rey de las bodas en cuanto a comodidad, tanto para los novios como para los invitados. Su temperatura permite cambios y combinaciones de estilo, y ofrece un respiro al novio y al resto de los hombres para aguantar todo el día con la chaqueta puesta.

casarse en septiembre

Finca de bodas: Villa Laureana

Además, septiembre es el mes perfecto para celebrar bodas al aire libre, que lucen tan bien. Para ello, escoge una finca amplia y versátil, que te ofrezca numerosas posibilidades, entre ellas un plan B por si llueve el día de la boda. Un buen ejemplo es Villa Laureana. Situada al norte de Madrid, y con gran experiencia en bodas de jardín y campestres, es el sitio perfecto para darle la bienvenida a tu matrimonio en plena naturaleza.

2. Novedades en la decoración
Septiembre supone una oportunidad para traer el otoño al verano y romper con la decoración puramente estival, marcando la diferencia con las bodas celebradas durante los meses anteriores.

Existen infinidad de ideas de decoración para estas fechas y, para los locos de las tonalidades otoñales, una boda a finales de verano les permitirá jugar con motivos más propios de octubre y noviembre en pleno mes de septiembre: troncos como centros de mesa, cajones de madera para sostener los saquitos de arroz o alpargatas para las invitadas, decoraciones florales basadas en hojas caídas….

casarse en septiembre

Finca de bodas: Villa Laureana

3. Luces de otoño
Las bodas en septiembre dejan a todos contentos, incluso al fotógrafo, que estará encantado cuando le informes de la fecha. La llegada del otoño trae consigo una luz cálida, que reflejará en las fotos el cariño propio del hogar. Intentad hacerlas en un campo despejado, con las primeras tonalidades ocre alrededor. Nunca habríais imaginado unas fotos de boda tan naturales ni tan vuestras.

4. Variedad de vestidos
Otra de las grandes ventajas de casarse en septiembre es la gran variedad de estilismos que permite. Durante este mes no temerás pasar calor con un vestido de manga larga, por ejemplo. Además, podrás pensar en vestidos de tirantes con batín, al estilo de María Pombo; vestidos de cuello barco con mangas largas de encaje; grandes escotes traseros combinados con mangas largas ceñidas, o incluso looks ibicencos con toques campestres de final de verano.

casarse en septiembre

Boda: Óscar y Verónica / Foto: fotoenfoquemadrid.com / Finca de bodas: Villa Laureana

Durante este mes podrás lucir aquella parte de tu cuerpo que desees, sin miedo a pasar calor o frío. Apuesta por el vestido de tus sueños para un mes de eternas posibilidades.

5. Mayor asistencia de invitados
Olvídate de las bodas veraniegas en las que no tienes confirmación de asistencia por parte de los invitados hasta el último momento. En septiembre todo el mundo estará de vuelta y podrás planificar y negociar los detalles de boda con la finca que elijas, sin asumir tanto riesgo.

6. Rebajas de verano
No solo tú estarás contenta con las posibilidades de vestuario que ofrece este mes. Tus invitados podrán subirán el listón de sus estilismos gracias a las rebajas de verano. Prepárate para ver a tus amigas contentísimas con maravillosos vestidos veraniegos que las harán brillar como nunca. Sin eclipsar, eso sí, tu look de novia.

7. Oferta culinaria renovada
Los bocaditos de foie y el gazpacho de sandía y uva están riquísimos, pero después de tres meses puede que estemos listos para añadir algún sabor más fuerte y digno de comienzos de otoño.

casarse en septiembre

Finca de bodas: Villa Laureana

Aprovecha los cambios de menú y cóctel para sorprender a tus invitados con algún plato templado o caliente que acompañe a la brisa de final de verano. Si no sabes por dónde empezar, siempre puedes basarte en los entrantes de boda que más triunfan.

casarse en septiembre

Finca de bodas: Villa Laureana

8. Viaje de novios económico
Una de las mejores ventajas de casarse en septiembre es esta. La segunda quincena de septiembre es la mejor fecha para el viaje de novios. Aún disfrutaréis de días soleados y los precios del viaje y la reserva del hotel bajarán considerablemente tras la temporada alta. Calculad bien la fecha exacta y disfrutad de lo mejor del verano, a precio de invierno.

Comentarios

Relacionados

2016 LuciaSeCasa Ediciones Lisa Tarín. Todos los derechos reservados.

Suscríbete a nuestra newsletter
 Acepto la política de privacidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
X
No te pierdas
NADA

Suscríbete a nuestra newsletter

 Acepto la política de privacidad