ESTÁS EN:

shares

Todos tenemos esa voz interior que, en ciertos momentos, nos habla para potenciar o para echar por tierra nuestros deseos más ocultos. Te contamos cuáles son las 4 cosas que debes ignorar cada vez que esta vocecilla comience a hablarnos. 

 

De vez en cuando nuestro Pepito Grillo comienza a hablarnos para alertarnos, consolarnos, cuidarnos… Y otras veces, para justamente todo lo contrario. Te queremos enseñar cuáles son las 4 cosas que debes obviar de esta voz interior si estás preparando tu boda.

4 cosas

4 cosas que no debes escuchar de tu voz interior en tu boda

– Seguro que al final podemos pagar esto. Error. A no ser que te hagan un ingreso estratosférico, lo que supongas que no puedes pagar al inicio de la boda, tampoco lo vas a poder pagar más adelante. Quizás tengas fe en el euromillón, la bonoloto o cualquiera de esos juegos del azar. Nuestro consejo es que no lo dejes en manos de la suerte y te centres en tu cartilla. Soñar es bonito pero recuerda que en menos de un segundo todo se puede convertir en una pesadilla.

No ir a una boda

Giphy

– Esto es imposible. Seguro que, en algún momento, tu Pepito Grillo te diga que esta boda es imposible. Esto es fruto de todo el desgaste que supone la planificación de una boda. No le escuches. Claro que se hará. Todo el mundo ha podido hacerlo antes que tú y todo el mundo seguirá pudiendo después de tí, ¿Por qué tú ibas a ser diferente?

estados por los que pasa un prometido

Giphy

– No me importa. Quizás sientas la tentación de decirle esa frase a tu pareja. Pues, primero, párate a pensar. Seguro que a ti no te gustaría escucharla. Además, existen altas probabilidades de que termines hiriendo sus sentimientos lo cual, quieras o no, va a generar un conflicto entre vosotros después de eso que lo único que va a hacer es empeorar las cosas. Ten calma y aprende a escuchar las peticiones de tu pareja. Después, podréis decidir de manera conjunta si queréis incluirlo o no.

Frases que asustan mucho

Giphy

– ¿Realmente quiero esto? Es probable que en momentos de máximo estrés tu voz interior salga a relucir diciéndote si realmente quieres casarte con esa persona. La respuesta es sí. No dejes que la presión te haga tomar decisiones precipitadas y recuerda por qué le dijiste ‘sí’ en un primer momento. ¡Seguro que vuelves a sonreír y a verlo todo de otro color!

No dejes que estas 4 cosas afecten a tus decisiones finales y todo irá bien.

Comentarios

Relacionados

2016 LuciaSeCasa Ediciones Lisa Tarín. Todos los derechos reservados.

Suscríbete a nuestra newsletter
 Acepto la política de privacidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
X
No te pierdas
NADA

Suscríbete a nuestra newsletter

 Acepto la política de privacidad