ESTÁS EN:

shares

Sí. Amancio Ortega nos ha vuelto a conquistar. Esta vez con el vestido rosa fucsia que acaba de lanzar y del que todo el mundo habla. Lo hemos coronado como la pieza estrella de la temporada para invitadas de boda. 

 

Cada vez son más las prendas de Zara que se agotan rápidamente y que, además, se convierten en lo más deseado y viral del momento. Desde la mítica chaqueta amarilla de cuero de hace ya varias temporadas, pasando por el vestido de flecos con cuello halter hasta llegar a la última pieza de la que todo el mundo habla: el vestido largo rosa fucsia.

el vestido rosa fucsia

Zara

Está disponible desde la talla XS a la XL y, en la redacción de esta revista, creemos que es una opción más que perfecta para un look de invitada –y también para las próximas fiestas navideñas, comidas de empresas, etc.–. ¿Lo mejor? ¡Su precio! Cuesta 69, 95 euros.

El vestido rosa fucsia

Este vestido rosa fucsia te salvará de esa boda que tienes a la vista y a la que no sabes cómo ir. La pieza está rematada con una línea de botones que van desde el escote en pico hasta el ombligo. Tiene una apertura delantera y los puños están rematados como si se tratara de las mangas de una camisa. El corte juega entre el concepto de bata y el de vestido largo y más formal.

Además, puedes combinarlo con unas medias negras de cristal, estampadas… con un turbante o tocado. Y por supuesto, con zapatos, bolsos y pendientes  XXL de cualquier color.

el vestido rosa fucsia

Zara

Comentarios

Relacionados

2016 LuciaSeCasa Ediciones Lisa Tarín. Todos los derechos reservados.

Suscríbete a nuestra newsletter
 Acepto la política de privacidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
X
No te pierdas
NADA

Suscríbete a nuestra newsletter

 Acepto la política de privacidad