ESTÁS EN:

shares

Dicen que cuando te casas no lo haces solo con tu pareja, sino también con su familia. Y es que este factor puede influir mucho en tu relación. Tanto, que puede incluso determinar vuestra manera de convivir. Para evitarlo, conoce los tipos de familia política que puedes encontrar.

 

A la familia política no la eliges: te viene dada por el hecho de haberte enamorado de una persona que puede tener mucho, poco o nada que ver con ella. Y es muy probable que prácticamente no conozcas a la mayoría de sus miembros hasta después de la boda. De los encuentros derivados de la convivencia con estas personas nuevas surgen infinidad de conflictos de pareja.

Por eso, si te vas a casar, te conviene conocer antes los tipos de familia política con los que puedes encontrarte. Solo así sabrás cómo proteger tu relación de ella.

tipos de familia política

Tipos de familia política y maneras de lidiar con ella

– Familia política agobiante
Son esas familias de 200 miembros que quedan para todo, se consultan todo y van a todas partes juntos, como si de un auténtico clan gitano se tratase. Lo primero que harán será incluirte en su grupo familiar de whatsapp, que será uno de los peores que recuerdes, y te bombardearán con fotos y fotos de los niños y de los continuos encuentros familiares.

En estas familias, o te integras o eres muuuuy rara. Seguramente sean muy majos, pero si te gusta disfrutar de la intimidad en pareja, cosa normal, no te apetecerá escaparte con todos ellos cada fin de semana o hacer planes de cara a vacaciones.

La mejor manera de lidiar con este tipo de familia es mantener relativamente las distancias. Es decir: no digáis que no a todas sus propuestas, pero tampoco las aceptéis todas. Hacedles entender que os gusta disfrutar de tiempo a solas y ni se os ocurra hacerles partícipes de vuestros planes si no queréis que se apunten. Siempre que sea posible, buscad un lugar neutral para quedar con ellos: si les invitáis con frecuencia a vuestra casa y les gusta, tendréis visitas aseguradas cada dos por tres.

– Familia política “rarita”
Hay familias para todo. Desde las que hacen la ouija cada Navidad para para hablar con la tatarabuela, a las que practican nudismo en comuna cada vez que se reúnen en la casa de la playa. Puede resultarte divertido o escalofriante y dará lugar a innumerables anécdotas que te encantará compartir con tus amigas más íntimas o con tus propios familiares.

Sin embargo, si no estás dispuesta a sumarse a sus excentricidades, busca excusas creíbles para librarte de ellas. Eso sí, no los cuestiones y trata de ser lo más respetuosa posible con todos ellos. Podrían llegar a ofenderse.

– Familia política susceptible
Hay familias que parecen vivir eternamente a la defensiva, sacando punta a todo lo que se dice, y mucho más si viene de una de “fuera”. Si quieres evitar bronca tras bronca con tu pareja, procura verlos lo menos posible y, cuando lo hagas, cuida todo, absolutamente todo lo que digas. O, mejor, ¡no hables! También les ofenderá, pero al menos no podrán utilizar tus palabras en tu contra.

– Sin familia política
Hay familias políticas que simplemente no están. Los verás en la boda, y no a todos, y después se esfumarán para siempre, como por arte de magia. No te explicarás el motivo: si es que ha habido un problema entre ellos y tu pareja, si es que sencillamente son así. Si es que tu marido es tan despegado que se ha olvidado de los suyos… y ellos de él. Parecerá que te han “colocado” al chico y se han desentendido de su existencia.

Aunque a priori te resulte lo más cómodo del mundo, piensa que tal vez en algún momento los necesites. Tu chico puede caer enfermo, podéis llegar a tener hijos y tal vez les guste saber que tienen otra familia además de la tuya… Habla con tu pareja y tratad de verlos de vez en cuando, sin exagerar. Tener dos familias nunca está de más.

– La anti familia politica
La suegra y las cuñadas que te quieren organizar la vida y llaman a diario a tu marido, e incluso te critican abiertamente. El suegro que exige conocer el partido al que votas y modificar tu opción política. Los que juzgan tu ropa, critican tus gastos, te dicen que estás más fea o más gorda cada vez que te ven, o te dicen que estás muy mona pero te miran de arriba abajo y su gesto muestras lo contrario.

Si no tienes posibilidad de alejarte físicamente de ellos porque te puede llegar a costar la relación, hazlo de manera espiritual. Acepta que hagas lo que hagas nunca les vas a gustar y procura no pensar en lo que te digan o hagan. Aislarte en otra habitación siempre que sea posible también funciona.

– La súper familia política
Una suegra que no se mete en nada y que respeta vuestra intimidad y vuestras decisiones sin exigir nada de vosotros es un tesoro. Hermanas políticas que son como hermanas o, mejor aún, como amigas íntimas. Un suegro que te adora y que se desvive por ti.
Si tienes cualquiera de estas cosas, agárrala fuerte y disfruta. Lamentablemente no es de los tipos de familia política más frecuente.

Comentarios

Relacionados

2016 LuciaSeCasa Ediciones Lisa Tarín. Todos los derechos reservados.

Suscríbete a nuestra newsletter
 Acepto la política de privacidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
X
No te pierdas
NADA

Suscríbete a nuestra newsletter

 Acepto la política de privacidad