ESTÁS EN:

shares

Queremos compartir con todas vosotras el artículo de una novia que hemos leído en la revista americana redbook. Todas debemos sentirnos felices con nuestro cuerpo y cambiarlo únicamente por temas de salud, jamás para convertirnos en alguien que no somos. Y no lo olvidéis, una novia es preciosa, y más, cuando está dando el gran paso junto al hombre de su vida.

 

“Yo, como muchas mujeres, tengo una extraña relación con mi cuerpo. Sé que soy menuda y que mi cuerpo está bien. Más pequeña que la mayoría, de hecho, pero me tomó algún tiempo estar bien conmigo misma.

La versión corta de mi historia es que he alcanzado mi actual altura, , un metro y medio en un buen día, cuando tenía 11 años. ¿Modelo infantil dices? No tan rápido. Me molestaron por ser gordita cuando, hola, estaba pasando por la pubertad y consiguiendo estas cosas impresionantes llamadas pechos y caderas. Pero la burla hizo que comenzase a hacer ejercicio y a controlar lo que comía. Perdí el peso de la pubertad y me quedé bastante pequeña. Hubo momentos en los que me obsesionaba por lo que comía y me quedaba muy delgada. También hubo momentos en los que me permitía, como en el primer año de universidad, y nunca me vi realmente pesada. Cuando comencé mi trabajo de oficina, mi peso alcanzó el punto más alto de mi variación y no mostraba signos de movimiento. Finalmente decidí que sería agradable tener unos abdominales como una modelo de Victoria Secret, pero no iba a pasar. No al menos que me comprometiera realmente a una rigurosa y dolorosa dieta de hojas, aire y un poco de stevia. Lo cual podría hacer, pero también tenía una vida que vivir. Así que, fue la primera vez que me sentí en paz por mi cuerpo por lo que era.

Y luego me comprometí.

novia

redbook

Ese estado zen se detuvo bruscamente. Tuve que conseguir un cuerpo de novia No hay otra industria en la tierra que se construya simplemente de decirle a las mujeres que son lo suficientemente bonitas para casarse, pero no para tomarse cientos de fotos de ellas mismas. ¿Quieres pasar los próximos 14 meses transformando tu cuerpo en una versión alienígena de ti misma, privándote de la alegría que te llevó a este momento para poder entrar en un vestido mucho más pequeño por solo 5 horas?

Hay detox nupciales, entrenamientos para la boda y toda una industria que te convence de que tienes detrás a una de las monjas de Juego de Tronos gritando “¡Vergüenza!” cada vez que pones un carbohidrato en la boda. Y, aunque entiendo que hay quien utilice la motivación de la boda para ponerse en forma y comenzar un plan fitness, que es como un cambio en el estilo de vida, no creo en esos detox que se supone que se deshacen de tu exceso de residuos para convertirte en una mujer nueva. Creo que no están dirigidos a mujeres no saludables, si no a mujeres sanas y aptas un poco vulnerables que quieren lucir mejor el día de su boda.

novia

redbook

Y así, lo intenté. Convencida de que no se vería como una verdadera novia a menos que entrase en un vestido de talla pequeña. Traté de hacer dieta. Y, mientras que cada semana comenzaba bastante bien, normalmente caía en algo antes del viernes, ya sea por hambre, por ser un humano, o simplemente celebrando algo. Yo quería una copa de vino al final de un largo día de trabajo. Anhelaba las patatas fritas cuando estaba a punto de tener mi período. ¿Y el chocolate? Eso parecía – y sí, sabía – bastante bueno.
No me alimento de comida basura. (Excepto cuando como mantequilla de almendra de la jarra). Hago ejercicio con regularidad. Incluso voy a dormir a una hora razonable la mayoría de los fines de semana. Básicamente, me divierto dentro de la razón, que es algo que he trabajado para poder hacer por un tiempo muy largo.

Sin embargo, me dije a mí misma: “¡Estaré súper saludable y no dejaré de comenzar este día!”. Pero los meses pasaron volando y seguí comiendo como una persona normal y haciendo ejercicio, y la balanza sólo cayó unas pocas libras. Alguien me dijo que perdería peso del estrés, pero eso sería incluso más que una pesadilla, si mi vestido era demasiado grande, todo el mundo vería mis pezones. Y prefiero tener exceso de peso.

Fue entonces cuando me di cuenta de que no tenía mi cuerpo nupcial de ensueño. El que estaba en el espejo, un cuerpo que había determinado que no era lo suficientemente bueno para ponerse un vestido de novia hace meses, a pesar de estar bien con él meses antes de eso. Al principio, estaba furioso conmigo misma. ¿Cómo no habría tenido autodisciplina? Me decepcionó que, a diferencia de las novias que han sido y las novias que vendrán, no estaba en mi más delgada, mi más esculpida, mi más plástica.

novia

redbook

Pero dentro de esos celos (en las novias que no existen en realidad), una oportunidad se apoderó de mí: la oportunidad de estar realmente bien con mi cuerpo. Me dije que ya tenía un cuerpo nupcial. En retrospectiva, no habría vuelto a beber en celebraciones, no habría tomado buenas comidas, y no habría vuelto al hecho de no obsesionarme con cada cosa que entrase en mi boca. No estoy tan delgada como en el instituto, pero ¡no estoy en el instituto! Sería raro, y triste, seguir atrapada en esa cápsula del tiempo. Ahora que tengo mis fotos de boda, hay una cosa que noté, mi cuerpo se ve diferente en cada foto, se trata de ángulos. Es verdad, perdí algo de peso la semana antes de la boda por el estrés. Pero eso no cambió nada. Todavía recuerdo como me sentía ese día. Maldita sea, preciosa, sin una sola preocupación por lo que mi cuerpo parecía. Estaba flotando, casándome con el hombre que amo y rodeada de la gente que me importa. Lo que me molesta es que no soy la única mujer que ha sufrido esto. Aunque dudo que mi esposo se resistiera si un día llego a casada con cuerpo de modelo, estoy bastante segura de que conoce a la mujer de metro y medio. Sabe que un día tendremos un bebé y no podré volver al peso pre-embarazo. Y que un día, estaré arrugada y vieja, incapaz de utilizar el baño sin ayuda. Él ya lo sabía antes de decir nuestros votos y aún así me pidió matrimonio. Entonces, ¿por qué me puse a mi misma bajo tanta tortura mental? Sé que puedo estar luchando una batalla perdida con mi súplica para que otras mujeres dejen de presionarse a si mismas, ya que es muy difícil hacerlo, especialmente con su boda. Y lo entiendo, una quiere lucir genial. Pero realmente, no hay que convertirse en alguien que no eres. Más bien, en la versión más sana de una misma. Porque sí, hay días que pienso que debería estar más tonificada, pero otros muchos estoy feliz y decido no castigar mi cuerpo por no ser el de otra persona. La razón por la que fue difícil obtener mi “cuerpo de novia”, es porque no existe. Es simplemente la idea que una tenga de sí misma. Soy suficiente, mi cuerpo era suficiente el día de mi boda, es suficiente hoy, y siempre será suficiente”

Comentarios

Relacionados

2016 LuciaSeCasa Ediciones Lisa Tarín. Todos los derechos reservados.

Suscríbete a nuestra newsletter
 Acepto la política de privacidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
X
No te pierdas
NADA

Suscríbete a nuestra newsletter

 Acepto la política de privacidad