ESTÁS EN:

shares

Por regla general, planificar nuestra boda es algo que, a largo plazo, nos causa agobio e incluso malestar. Por eso, queremos enseñaros las fases del estrés para que podáis identificarlas y combatirlas en todo momento. Es mucho más fácil que podamos afrontar y superar situaciones si tenemos consciencia de qué es lo que nos ocurre. 

 

Lo primero que debes saber, es que el estrés es un mecanismo natural que provoca nuestro cuerpo como respuesta al rendimiento superior que hemos exigido a nuestro organismo. Nos sumimos en un estado mental de cansancio y suele influir tanto en el estado físico como en el mental.

Las fases del estrés

Visto en Pinterest

Las fases del estrés que debes prevenir en una boda

– La fase de alarma. Se da cuando una persona se enfrenta a una situación a la que no está acostumbrada. Puede ser más o menos complicada, el problema es que se sale de nuestros hábitos normales y nos obliga a tomar otros caminos y pensar otras soluciones. Esto deriva en una activación del sistema endocrino que se prepara para producir diferentes hormonas como la adrenalina o el cortisol.

– La fase de la resistencia. Se produce cuando nos sumimos en un estado de alarma constante o repetido en numerosas ocasiones.  Puede parecer que, en un primer momento, nuestro cuerpo se adapta a este cambio pero, pronto comienza a aparecer el cansancio físico y mental que nos provoca el agotamiento de enfrentarnos diariamente a situaciones tensas.

– La fase del agotamiento. Es la última fase, también es la más peligrosa. Se produce cuando hemos atravesados las dos primeras y nuestro organismo se encuentra muy vulnerable. En esta etapa, nuestro sistema inmunitario está totalmente debilitado lo que le incapacita para crear microorganismos que puedan activar nuestras defensas.

¿Cómo podemos superar las fases del estrés? 

Cómo detener el estrés preboda

– Haciendo ejercicio. Es la mejor manera para liberar la energía negativa y la tensión acumulada. Además, está demostrado que el cerebro libera dopamina lo cual nos ayuda mucho en nuestro proceso.

– Mejorando nuestra dieta. El estrés puede influir sobre nuestro apetito: abriendo nuestro estómago o cerrándolo completamente. Debemos asegurarnos de que comemos regularmente y de manera saludable.

– Durmiendo lo necesario. Tener tiempo para recuperarnos es necesario. Muchas veces restamos importancia a descansar cuando debería estar entre nuestras prioridades.

– Practicando la meditación. Guiar nuestro pensamiento es clave para poder enfocarnos en lo que realmente queremos. 

– Buscando ayuda. No te empeñes en querer planificar la boda tú sola, busca apoyo en tus amigas, familiares e, incluso, puedes plantearte contratar una wedding planner.

TAGS:

Comentarios

Relacionados

2016 LuciaSeCasa Ediciones Lisa Tarín. Todos los derechos reservados.

Suscríbete a nuestra newsletter
 Acepto la política de privacidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
X
No te pierdas
NADA

Suscríbete a nuestra newsletter

 Acepto la política de privacidad