ESTÁS EN:

shares

Según una encuesta realizada a más de 1.000 personas, la infidelidad de los padres puede convertir en propensos a los hijos. 

 

A veces, hay algo de verdad en el refrán: “de tal palo, tal astilla“. Y a raíz de los rumores recientes sobre la infidelidad del presidente Donald Trump, su hijo Donald Trump Jr, parece ser que también se está viendo afectado por la misma situación que su padre.

Los investigadores del estudio sobre relaciones personales publicado recientemente no se habrán sorprendido al conocer la contienda matrimonial de la familia Trump.

La infidelidad, escriben los autores del estudio, es muy complicada; cada uno tiene su propia definición de lo que significa hacer trampa. Para algunos, la trampa constituye cualquier tipo de comportamiento secreto, ya sea emocional o físico, que viola la exclusividad de una relación monógama; para otros, la infidelidad puede definirse por comportamientos específicos, como las relaciones sexuales o incluso simplemente “flirteando“. Sea como sea, la infidelidad es una de las razones por la que se rompen las relaciones.

La infidelidad de los padres y los hijos

Los autores del estudio realizaron una encuesta de tres preguntas realizada a 1.254 personas. El objetivo era averiguar si la infidelidad de los padres se asocia con la propia propensión de los hijos a seguir los pasos, y evaluar si tales resultados pueden explicarse mediante una teoría de aprendizaje social. Por ejemplo, el 20 % de las personas que dijeron que desconocían que alguno de sus padres renunciara a su matrimonio reconocieron haber sido infiel; de los que dijeron que sabían sobre la infidelidad de un padre, el 33 % había engañado a su pareja. Finalmente, según los datos recopilados, los resultados determinaban que la infidelidad sí estaba asociada positivamente con la infidelidad de los padres.

A este fenómeno lo denominan “patrones de infidelidad intergeneracional”. “A medida que los descendientes maduran y entran en sus propias relaciones, las cogniciones y creencias que han acumulado están asociadas con sus propias conductas de relación“. Por lo tanto, las relaciones románticas de los padres dan forma a las creencias de los descendientes sobre la pareja, lo que influye en los comportamientos y resultados de las relaciones de los descendientes. “Es a través de este proceso de aprendizaje social que los descendientes a menudo imitan los comportamientos de sus padres, y vemos que las experiencias de relación se vuelven a crear a través de generaciones “. En el estudio también especifican que queda mucho trabajo por hacer para comprender por qué tal asociación entre la infidelidad de los padres y la de uno existe un comportamiento de engaño propio.

En otras palabras, para muchas personas, la primera relación sentimental que tienen es la de sus padres. Dana Weiser, la autora principal del informe, matiza: “La experiencia de una infidelidad parental no significa que un individuo esté condenado a participar en la infidelidad. Hay muchos otros factores, como la satisfacción de las relaciones, que también juegan un papel muy importante en la predicción de la infidelidad. Esto significa comprometerse con el mantenimiento de la relación y la comunicación de alta calidad reducirá en gran medida la probabilidad de infidelidad en su propia relación “.

La infidelidad

Comentarios

Relacionados

2016 LuciaSeCasa Ediciones Lisa Tarín. Todos los derechos reservados.

Suscríbete a nuestra newsletter
 Acepto la política de privacidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
X
No te pierdas
NADA

Suscríbete a nuestra newsletter

 Acepto la política de privacidad