ESTÁS EN:

shares

Así se llama el nuevo principito londinense. Los Duques de Sunssex intentaron mantener su nombre en secreto y echaron por tierra todas las apuestas.

 

 

Esta a punto de cumplirse un año del enlace del Príncipe Harry y Meghan Markle y la verdad, que no han podido celebrarlo de una mejor manera: con su bebé Archie Harrison.

Así se llama el nuevo principito londinense. Los Duques de Sunssex intentaron mantener su nombre en secreto y echaron por tierra todas las apuestas. Casi todos se atrevían a decir que su nombre sería Arthur pero, al parecer, nos hemos equivocado.

De hecho el nombre que finalmente han elegido no estaba entre los favoritos del pueblo británico, que tienen la costumbre de jugar a adivinar los nombres de la realeza.

El bebé nace casi un año después de la boda

Ya hemos podido ver algunas imágenes de los padres posando junto a su precioso bebé, que dormía en brazos de Harry. Meghan declaró a los medios que el bebé era “todo un sueño” y que la maternidad le resultaba algo mágico.

Es increíble” dijo la estadonidense y añadió: “Tengo a los dos mejores chicos del mundo, así que estoy realmente feliz

Archie nació el lunes pasado a las cinco de la mañana aproximadamente y pesó 3’26 kilos. Meghan también aseguro que, de momento, es un bebé tranquilo: “Me pregunto a quién habrá salido

Aún no podemos decir a quién se parece porque los bebés cambian mucho, sobre todo durante las primeras semanas. Pero estaremos pendientes de sus cambios.

Comentarios

Relacionados

2016 LuciaSeCasa Ediciones Lisa Tarín. Todos los derechos reservados.

Suscríbete a nuestra newsletter
 Acepto la política de privacidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
X
No te pierdas
NADA

Suscríbete a nuestra newsletter

 Acepto la política de privacidad