ESTÁS EN:

BodaMas El Corte Inglés
shares

Para conseguir unos resultados óptimos en cualquiera de las tareas que se emprenden, a veces es necesario hacer un break y después retomar la cuestión. Por eso desconectar de tu boda por unos días no es solo una recomendación, sino una necesidad. Aprovecha las vacaciones para hacerlo.

 

No hay nada peor para la salud mental y física que pasar las vacaciones estresada u obsesionada con algo. Las vacaciones son para desconectar y reponer fuerzas, y la organización de la boda es de los asuntos que más energía roban. Por eso, desde LucíaSeCasa te animamos a tomarte unos días de descanso en los que trates de olvidarte de todo lo que te agobia. Que te permitan incluso desconectar de tu boda. A la vuelta de vacaciones tendrás las pilas cargadas y verás todo con mayor claridad.

desconectar de tu boda

Desconectar de tu boda en vacaciones: trucos para lograrlo

1. Pospón las citas con los proveedores
Haz saber a todo el mundo que estarás de vacaciones y que no estarás disponible para nadie. Evita las pruebas de vestido o de menú en estas fechas. Tampoco visites fincas, aprovechando los días libres, ni hables con tu wedding planner. Trata de dejar cerradas el máximo de tareas pendientes antes de vacaciones y pospón para después todo lo que no haya dado tiempo a cerrar.

2. Desconecta del mundo virtual
Si eres de las que siguen infinidad de perfiles de Instagram o Facebook relacionados con el mundo bridal, una buena forma de desconectar de tu boda es dejar de hacerlo de manera provisional. Si no te ves capaz, te recomendamos establecer unas pautas estrictas de relación con las tecnologías durante tus vacaciones. Por ejemplo, consultar el teléfono móvil y tus redes sociales una sola vez al día. Apagar el dispositivo o dejarlo en casa el resto del día será de gran ayuda.

3. Busca actividades al margen de la rutina
Piensa en todas esas cosas que no has podido hacer durante los meses pasados por falta de tiempo y que te gustaría hacer ahora. Ir al cine, visitar un museo, leer un buen libro, tomar algo con tus amigos… Si no estás en la ciudad en la que vives habitualmente, aprovecha para hacer visitas u organizar actividades que sueñes con realizar. Hacer cosas que no haces normalmente es la mejor medicina frente al estrés.

desconectar de tu boda

4. Haz ejercicio físico
Dicen que la pereza, en lugar de producir descanso, produce cansancio. Lo cierto es que el ejercicio físico te aportará un chute de vitalidad y energía positiva, además de mantenerte ocupada y permitirte pensar en otras cosas. En esta época es ideal salir a caminar o a correr por la playa, nadar, o disfrutar de la práctica de deportes acuáticos. Hacer trekking en zonas de montaña es ideal también.

5. Disfruta de todo lo que te rodea
Las pequeñas cosas son las que más momentos de felicidad suelen aportar. Una puesta de sol, una comida relajada, en la que puedas disfrutar de los alimentos y de sus sabores, un paseo al atardecer por la playa, un mojito en un chiringuito, un baño relajante con mucha espuma… Céntrate únicamente en disfrutar de cada momento.

6. Comparte tu tiempo
Con tu pareja, con tu familia, con tus amigos… Compartir tu tiempo con tus seres queridos es una de las cosas más positivas de las vacaciones, eso que te permite capturar momentos felices en lugar de selfies. Trata de disfrutar de los momentos en común sin prisas, relajadamente.

desconectar de tu boda

7. Haz planes de pareja al margen de la boda
Imponeos el lema de “no pensar en los preparativos” ni en nada relacionado con la boda. Evitad incluso hablar de ella todos estos días. Este ejercicio mental os permitirá disfrutar el uno del otro compartiendo actividades comunes. Si los preparativos de la boda han desencadenado algún tipo de enfrentamiento entre vosotros, estos momentos de tranquilidad os recordarán por qué decidisteis pasar el resto de vuestras vidas juntos.

8. Hártate de dormir
O duerme al menos 8 horas diarias. Es clave para combatir el estrés y la ansiedad. Si por motivos de trabajo madrugas mucho a lo largo del año, ahora puedes premiarte con el placer de no hacerlo. Ya adaptarás tus horarios de descanso a los del trabajo cuando llegue el momento de la vuelta.

9. No te obsesiones con unas vacaciones perfectas
Obsesionarse con unas vacaciones perfectas es sinónimo de frustración. Evita las rigideces y entiende que las cosas pueden salir o no según lo planificado. Sea cual sea el resultado, trata de disfrutarlo al máximo.

10. Aprovecha para reflexionar
Sobre tu situación profesional, sobre tu futuro, al margen de la boda… Si has pasado meses pensando única y exclusivamente en el mismo tema recurrente, agradecerás poder dedicar tus pensamientos a otras cosas importantes. Es posible que haya asuntos familiares a los que no hayas dedicado el tiempo que merecen con anterioridad. También puedes aprovechar para ponerte al día de las situaciones personales de tus familiares y amigos más queridos. Centrarte en otras cosas te ayudará a desconectar de tu boda.

También te interesa: 12 tips para combatir el estrés y disfrutar de la planificación de tu boda.

Comentarios

Relacionados

2016 LuciaSeCasa Ediciones Lisa Tarín. Todos los derechos reservados.

Suscríbete a nuestra newsletter
 Acepto la política de privacidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
X
No te pierdas
NADA

Suscríbete a nuestra newsletter

 Acepto la política de privacidad