ESTÁS EN:

shares

En LSC no somos expertas en amor, pero lo cierto es que algo sí que sabemos del tema. Aunque el amor, las relaciones y la felicidad son términos subjetivos, diversos estudios en la materia han revelado las claves y destapado los mitos de una buena relación. O lo que es lo mismo, una relación feliz, sana y duradera. ¿Quieres saber cuáles son?

Los matrimonios plagados de romanticismo, sonrisas y sexo son más propios del cine que de la vida real. Y, aunque todas soñamos con un amor de película, a veces no nos damos cuenta de que la realidad supera a la ficción. Más allá de la superficialidad y el enamoramiento típico de los primeros años, se asientan las bases que DE VERDAD conforman un matrimonio feliz. ¿Tu matrimonio cumple estas 5 reglas de oro? Descúbrelo:

Hablando se entiende la gente.

Diálogo y comunicación. Hablar y escuchar. Parece que no hay nada más fácil, ¿verdad? Pues, la realidad es que muchas parejas no dominan este punto básico dentro de su propio matrimonio. ¿Las claves? Escucha a tu pareja cuando te está contando algo (él lo percibirá y serás la primera a la que le contará todo) y mide tu forma de decirle las cosas (si algo no te gusta, díselo de manera agradable y no a gritos).

Reíd juntos

Parece un cliché, pero es la verdad y nada más que la verdad. Una de las claves de una relación (o matrimonio) feliz es compartir tiempo de calidad: planead escapadas a solas, dedicaros tiempo y hacer cosas divertidas juntos. A veces, tan sólo abrir una botella de vino y charlar mientras os reís, es más que suficiente.

Una buena discusión a tiempo…

No es broma. Las parejas más felices y duraderas discuten (como lo oyes). ¿Tú pareja y tú no discutís nunca? ¿Estáis de acuerdo en absolutamente TODO? Mala señal. Discutir de vez en cuando es sano, libera tensiones y sirve de desahogo. Sin embargo hay una regla básica: no os faltéis nunca al respeto, utilizad las herramientas necesarias para solucionar el conflicto y no os guardéis rencor.

El amor verdadero requiere esfuerzo

Que no sacrificio. Como se suele decir, las relaciones hay que regarlas como a las plantas. Si quieres a tu pareja, debes cuidarla, luchar por ella cada día. No podemos rendirnos ante el primer obstáculo o dificultad que se nos presente. Eso sí, es importante que ambos os involucréis y trabajéis por la relación. Un matrimonio es cosa de dos.

Enamorados pero independientes

Mucha gente confunde la independencia con indiferencia (cuando no tiene NADA que ver). Es importante que cada uno tenga su espacio, sus hobbies y sus relaciones personales más allá del matrimonio. Incluso si ambos estáis en casa en el mismo momento, no es necesario que estéis juntos 24/7. Las parejas que no cuidan esto, tienden a depender y a necesitar de esa persona en exceso y esto quema la pareja.

Comentarios

Relacionados

2016 LuciaSeCasa Ediciones Lisa Tarín. Todos los derechos reservados.

Suscríbete a nuestra newsletter
 Acepto la política de privacidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
X
No te pierdas
NADA

Suscríbete a nuestra newsletter

 Acepto la política de privacidad