ESTÁS EN:

shares

Kimberli Dean conoció a Ron Palmer cuando era estudiante de primer año de secundaria. Salieron un breve periodo de tiempo juntos y, antes de emprender caminos diferentes, acordaron en broma casarse a los 50 si seguían solteros. Lo que ninguno de los dos podía imaginar entonces es que cumplirían esta promesa algún día.

 

La pareja se casó en la ciudad de Saint Paul, en el estado de Minnesota, el pasado 1 de junio. “Fue una historia de amor completamente atípica”, explica la novia, de 51 años. “Ambos habíamos iniciado la cincuentena, estábamos divorciados y nos habíamos cansado de citas y de toda la locura que conllevan”. Casarse a los 50 de nuevo no entraba en principio en sus planes, pero pasó, y hoy están felices con su nueva situación.

casarse a los 50

Casarse a los 50: una historia de amor poco atípica

Pese a haber estado casados, la pareja había mantenido el contacto a lo largo de los años, y nunca habían pasado más de seis meses sin saber el uno del otro. Preguntado por sus sentimientos en una entrevista del diario Star Tribune de Minnesota, Palmer explicó que siempre había sentido un profundo amor por Dean, pero que probablemente había necesitado experimentar la vida alejado de ella para entender la dimensión real de sus sentimientos. “Cuando ella se casó, pensé que se había ido para siempre, pero que había mujeres por todas partes y que podría llevarme bien con cualquiera de ellas. Creía que esa era la norma. Sin embargo, aprendí que no es así. No me entendí con ninguna mujer, aparte de ella”.

Dean acudió a la ceremonia acompañada de sus dos hijos. Su hija Kayla fue su dama de honor, mientras que su hijo Konner la llevó del brazo hasta el altar. Palmer, que también había estado casado siete años y había tenido muchas novias después, confesaba al Star Tribune que siempre llamaba a Kim cuando tenía algo de lo que quejarse: “¿por qué hacen estas cosas las mujeres?, le preguntaba. Era la única persona con la que me podía desahogar.”

Durante una de sus llamadas, Palmer le confesó a Dean que no iba a tener a nadie a quien dejarle su herencia, a lo que Dean respondió de broma: “déjamelo a mí”.

Cuando en el verano de 2016 Palmer y Dean decidieron acudir juntos a un festival, su relación comenzó a adquirir una nueva dimensión. “No recuerdo exactamente lo que le dije –cuenta Palmer-, pero fue algo como: ¿qué tal si probamos de nuevo? Ella dudó mucho. Más tarde me confesó que temía perder al mejor amigo que había tenido nunca si la relación fracasaba”.

Afortunadamente para ambos, el riesgo de casarse a los 50 valió la pena. Palmer pidió la mano de Dean el último día del 2017 y la pareja está feliz, y finalmente pueden llamarse marido y mujer.

“De todas las parejas que ha conocido mi madre, incluyendo a mi padre –explicó al Tribune Kayla, la hija de Dean-, ninguna ha cumplido como Palmer el papel de padre para Ronnie y para mí. Las personas que deben estar juntas, siempre se encontrarán. Aunque tengan que pasar 37 años para que esto suceda”.

Comentarios

Relacionados

2016 LuciaSeCasa Ediciones Lisa Tarín. Todos los derechos reservados.

Suscríbete a nuestra newsletter
 Acepto la política de privacidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
X
No te pierdas
NADA

Suscríbete a nuestra newsletter

 Acepto la política de privacidad