ESTÁS EN:

shares

¿La última historia viral? 4 generaciones declaran haber llevado el mismo vestido de novia en sus bodas. De seda, blanco roto, con manga larga y espalda de vértigo.

 

Todo empezó con María Teresa Moreno, quién hizo su propio vestido de novia para su boda en 1932. Desde entonces, la prenda ha pasado de generación en generación. Y ya son 4 las mujeres de la misma familia quienes han tenido la suerte de lucirlo: sus nietas Marta Prietto O’Hara en 1983 y Elena Salinas en 1997 y su visnieta Pilar O’Hara Kassouf este 2017.

Y es que, después de ver el vestido resulta difícil resistirse. No sólo por lo bonito de la tradición que estas mujeres han creado, sino por el diseño del vestido en sí. Atemporal, de seda, blanco roto, con manga larga y espalda de vértigo. El vestido es igual de impresionante hoy, que hace 80 años.

cuatro generaciones y un mismo vestido de novia

Foto: John McCoy, Los Angeles Daily News/SCNG

La historia nos llega gracias al HuffPost. Pilar, siempre había oído hablar del vestido que su bisabuela recreó al quedarse prendada del diseño en un escaparate. Después de comprometerme, me pasé por casa de mi abuela Anita para probármelo. Cuando me miré al espejo, lo supe. Me quedaba como un guante y no necesitaba hacerle arreglos ni nada. Ni se me pasaba por la cabeza ir a una tienda de novias a buscar un vestido que para mí no significaba nada, cuando el vestido de mi familia lo significaba todo para mí. Era cosa del destino”

Por su parte, su madre Marta declaró que “es imposible describir con palabras la experiencia de que su hija y ella se hayan puesto el mismo vestido. “A mi abuela le hubiese emocionado mucho que una de sus bisnietas llevase su vestido y a mí me llena el corazón. Me hace tan feliz como a ella”.

cuatro generaciones y un mismo vestido de novia

Foto: huffingtonpost.com

Cuando Pilar decidió llevar el vestido, su abuela se pasó un mes entrevistando a empresas de limpieza en seco hasta encontrar a la persona adecuada a la que dejaría la valiosa posesión. “Mi madre es supersticiosa”, reconoce Marta. “No quería gastar un montón de dinero en limpieza hasta que alguien de verdad quisiera ponérselo, por si acaso se estropeaba. Es superprotectora con este vestido, con la tela y con su cuidado”.

¿Lo más gracioso? El vestido les venía como anillo al dedo a las 4, ninguna tuvo que arreglarlo. Tan solo se modificó la largura de la cola que se redujo al medir más de dos medros y se cambió la espalda parcialmente para abrirla en forma de V y quitar algunos adornos. ¡Menudos genes!

cuatro generaciones y un mismo vestido de novia

Foto: huffingtonpost.com

¿Seguirán con la tradición? ¿Quién será la próxima novia de la familia en lucirlo?

Comentarios

Relacionados

2016 LuciaSeCasa Ediciones Lisa Tarín. Todos los derechos reservados.

Suscríbete a nuestra newsletter
 Acepto la política de privacidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
X
No te pierdas
NADA

Suscríbete a nuestra newsletter

 Acepto la política de privacidad