ESTÁS EN:

shares

La pedida de mano acompañada de un precioso anillo de compromiso es uno de los gestos más románticos de nuestros días, pero ¿sabéis cuál es el origen de los anillos de pedida? ¡Os lo contamos!

A día de hoy, los anillos de pedida llevan aparejados un simbolismo con tintes de romanticismo, pero esto no siempre fue así. Retrotrayéndonos al origen de esta tradición, hemos averiguado que los motivos por lo que se agasajaba a la novia con esta pieza de joyería tenían poco o nada que ver con una demostración de amor.

anillos de pedida

Foto cedida por Argyor

Esta es la historia de los anillos de pedida

– Si nos remontamos al antiguo Egipto, los amantes se intercambiaron anillos para indicar su vínculo para siempre, las ceremonias de bodas como las conocemos todavía no existían. Los egipcios creían que su forma circular, que no tiene ni principio ni fin, era un símbolo de interminable afecto entre un hombre y una mujer. 

En la antigua Roma los matrimonios se organizaban como una transacción comercial entre dos familias, los romanos fueron los primeros en utilizar anillos como parte del contrato. Para ellos un anillo de pedida era una indicación pública de que una mujer se había convertido en posesión de su marido. 

Durante el renacimiento los anillos de moda eran los `rompecabezas´. Estos presentaban múltiples piezas entrelazadas que formaban una sola banda, de forma que eran tan difíciles de quitar que se decía que si una mujer se quitaba el anillo, no podría volver a ponérselo correctamente y su marido sabría que era infiel. Por lo que en esta época los anillos de pedida fueron una manera de control para que las mujeres no fuesen infieles.

En la era victoriana los anillos presentaban complejas filigranas, corazones, flores y piedras preciosas de colores. Los anillos de compromiso que representan serpientes también estaban muy de moda después de que el Príncipe Alberto propusiese matrimonio a la Reina Victoria con un anillo de serpiente con una cabeza de esmeralda. Y fue también durante estos años cuando los diamantes empezaron a tomar protagonismo. Y es que esta gema ya era una de las favoritas de los aristócratas y miembros de la alta sociedad, pero se hizo mucho más accesible para la clase media durante la fiebre del diamante de mediados del siglo XIX.

Para asistir al nacimiento de los anillos de pedida tal y como los conocemos hoy hubo que esperar a 1886, cuando la emblemático sello de joyería Tiffany & Co. presentó su icónico Tiffany Setting con un diamante solitario en una banda de platino.

anillos de pedida

Tiffany & Co.

¡Esta icónica pieza de joyería marcaría un antes y un después en la historia de los anillos de pedida!

Comentarios

Relacionados

2016 LuciaSeCasa Ediciones Lisa Tarín. Todos los derechos reservados.

Suscríbete a nuestra newsletter
 Acepto la política de privacidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
X
No te pierdas
NADA

Suscríbete a nuestra newsletter

 Acepto la política de privacidad