ESTÁS EN:

shares

¿Acabas de volver de vacaciones y, además, la fecha de tu boda está a la vuelta de la esquina? Si quieres que el estrés preboda y el estrés postvacacional sumen cero en lugar de retroalimentarse y multiplicarse, toma nota de estas recomendaciones. De nada.

 

¿Sabías que después de vacaciones el cuerpo necesita al menos tres días para readaptarse? Los síntomas más habituales de la vuelta al trabajo son apatía, fatiga, dificultad para concentrarse, alteraciones del sueño, nerviosismo, tristeza… Es lo que se conoce como síndrome o estrés postvacacional. Si este se suma al estrés preboda, tu vida puede convertirse en una verdadera pesadilla.

La buena noticia es que estos síntomas suelen durar tres o cuatro días, porque se trata de un proceso transitorio relacionado con el cambio de rutina. En cualquier caso, para evitar que la cosa se te vaya de las manos por culpa del estrés preboda, toma nota de los siguientes consejos:

estrés preboda

Foto: Pixabay

7 consejos para minimizar los efectos del estrés preboda sumado al síndrome postvacacional

1. Adelanta la vuelta
Aunque te dé pena, es una buena estrategia volver a tomar contacto con la vida real de manera progresiva y no de sopetón. Echa un vistazo al correo del trabajo unos días antes de volver, regresa un par de días antes a casa, reorganiza tus maletas y objetos personales, haz la compra… Te aportará una mayor sensación de control y te facilitará el día a día. La vuelta a la realidad será menos brusca.

2. Ve poco a poco
En el trabajo, da prioridad a las tareas más importantes y repártelas en varios días. No trates de hacer todo el trabajo atrasado nada más llegar porque suele ser el momento menos productivo del año. Si lo pretendes, la sensación de estrés se multiplicará. La organización es la clave.

3. Piensa en positivo
La actitud es fundamental. Piensa en todo lo bueno que te aporta la vuelta al trabajo (reencuentro con los compañeros, desarrollo personal…) y quédate con ello.

4. Invierte en salud
Aprovecha el inicio de ciclo para invertir en nuevos hábitos saludables. Es el momento de ponerte al día con el gimnasio y la dieta, por ejemplo, si has cogido algún kilito en vacaciones. Organizarte en este sentido te ayudará también a sentirte mejor contigo misma.

5. Después de vacaciones también es importante el ocio
Aprovecha para ver a tus amigas, para salir al cine o quedar para echar un parlado. El fin del verano no es el fin del mundo y hay nuevas ocasiones para pasarlo bien. Aprovéchalas.

6. Emprende nuevos proyectos
Apuntarse a actividades culturales o educativas por ejemplo, puede ser una buena idea después de vacaciones. Si no tienes suficiente con la organización de la boda, y también para evadirte de ella en algunos momentos, reinvéntate y aprovecha para hacer cosas nuevas.

7. Las rutinas relajan
Sí, aunque te parezca un mundo la vuelta a la normalidad, lo cierto es que las rutinas resultan muy relajantes y aportan una gran sensación de seguridad. Dentro de unos días incluso puede que te alegres del final de las vacaciones.

Comentarios

Relacionados

2016 LuciaSeCasa Ediciones Lisa Tarín. Todos los derechos reservados.

Suscríbete a nuestra newsletter
 Acepto la política de privacidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
X
No te pierdas
NADA

Suscríbete a nuestra newsletter

 Acepto la política de privacidad