ESTÁS EN:

shares

Volvemos con una nueva historia de amor. Los protagonistas, María y José Antonio, se conocieron en el instituto. Comenzaron siendo tan sólo amigos que compartían asignaturas. Pero, poco después, empezaron a crear una preciosa relación de amor. Lo que ellos no imaginaban es que, un 6 de junio de 2015, vivirían juntos el día más especial de sus vidas: su gran boda madrileña.

 

El look de la novia

María se enfundó en un magnífico vestido de Rosa Clará. Era un diseño de estilo fiesta, con bolitas cosidas por todo el vestido y un cinturón de pedrería. La novia se decantó por un vestido sin mucha cola ni volumen, pues, su prioridad era la comodidad. ¿Los zapatos? Unas bonitas sandalias de plataforma y pedrería. “Eran perfectos, además de ser cómodos eran bastante altos”, asegura la novia.

Para las joyas, la protagonista de nuestra historia optó por un regalo de sus suegros: unos pendientes de oro blanco, diamantes y topacio azul de Tous. Además de una pulsera muy especial que perteneció a su abuela.

Boda madrileña

Ada Maldonado

Del maquillaje y el peinado se encargó una de las amigas de la novia. “El maquillaje era natural. Quería algo con lo que sentirme a gusto”, cuenta María. En cuanto al peinado, lució un bonito moño bajo del que salía el velo, sujeto con una peineta de pedrería que le prestó su prima.

Boda madrileña

Ada Maldonado

El novio

José Antonio, el novio, se decantó por un traje negro de la tienda Protocolo Novios. Este lo conjuntó a la perfección con un elegante chaleco y corbata grises. Para los pies, unos zapatos clásicos de Clarks. Como detalle, el novio llevó un pequeño ramillete de hortensias azules, a juego con el ramo de la novia.

Ceremonia y celebración

María y José fueron sus propios wedding planners. Decidieron organizar una ceremonia religiosa, bonita y sencilla, en la Iglesia de la Virgen Guadalupana, en la calle Puerto Rico (Madrid). La iglesia quedaba justo al lado de su casa, por lo que María fue andando a la boda.

Boda madrileña

Ada Maldonado

Para la celebración, los novios se trasladaron al Hotel de las Letras, en pleno centro de la ciudad. “Elegimos este sitio porque nos pareció precioso, tanto el hotel como la ubicación. Pero sobre todo porque nos encanta leer, con lo cual nos pareció perfecto”, asegura la novia. Del banquete se encargó el hotel, pero hubo un detalle muy especial. Los novios, además, decidieron llevar una tarta con forma de libros apilados en torre, y en cada lomo aparecía el nombre de un libro que les gustaba. ¡Un detalle precioso!

Boda madrileña

Ada Maldonado

El momento más emotivo

El momento más emotivo de toda la boda fue, sin duda, cuando la hermana de la novia cantó el “Ave María” en la iglesia. Fue un momento muy emotivo. Por supuesto, la encargada de capturar momentos tan mágicos como este fue Ada Maldonado. Una profesional de los pies a la cabeza, experta en crear fotos cercanas, creativas y, sobre todo, emotivas. ¿Su especialidad? Hacerte olvidar la cámara para que puedas disfrutar de ese momento tan especial.

Los detalles

Las invitaciones las diseñaron ellos mismos con la ayuda de una amiga ilustradora. Eran azul oscuro y dorado, y llevaban el skyline de Madrid recortado. Como detalle, los novios regalaron jabón hecho a mano por la madrina, separadores de libros y cajitas de Violetas.

La Luna de Miel

Para completar una boda estupenda y una perfecta historia de amor, la pareja se fue de Luna de Miel a Nueva York y a Riviera Maya, una semana a cada sitio.

¡Vivan los novios!

TAGS:

Comentarios

Relacionados

2016 LuciaSeCasa Ediciones Lisa Tarín. Todos los derechos reservados.

Suscríbete a nuestra newsletter
 Acepto la política de privacidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
X
No te pierdas
NADA

Suscríbete a nuestra newsletter

 Acepto la política de privacidad