ESTÁS EN:

shares

Historia romántica de los novios 

La pareja se conoció en la boda de unos amigos y a partir de ahí el amor surgió. Maca que trabajaba en Alicante e Íñigo que trabajaba en Madrid, tuvieron que lidiar con la distancia para poder seguir con su historia. Tras un año y medio, Maca volvió a Madrid y ahí fue cuando Íñigo decidió pedirle matrimonio en un precioso viaje a Amsterdam de lo más romántico.

novios boda

Fotos: Photodelux/ Espacio La Quinta de Jarama

Vestido de la novia

La novia enfundada en un precioso vestido de Jorge Vázquez, completamente a medida, fue el objeto de todas las miradas. Su diseño compuesto por vestido de escote corazón con drapeados y capa con bordados en tono golden (súper tendencia para este año) brillaba a la luz del sol. Además, el peinado fue todo un acierto (una coleta media) al dejar a la vista todos los detalles del diseño.

El maquillaje, los zapatos y el ramo de flores completaron el diseño. Del primero destacamos su naturalidad con pequeños destellos en rosa en los labios. Del segundo nos encantan sus sandalias doradas y del tercero nos quedamos con la naturalidad del ramo silvestre, donde destacaba el color verde sobre unas pequeñas flores rosas de Alfabia. 

Por último, para las joyas, Maca se decantó por la primera pulsera que le regaló Íñigo y unos brillantes regalados por su abuela para los pendientes.

vestido novia

ramo de flores novia

vestido novia

Fotos: Photodelux/ Espacio La Quinta de Jarama

Traje del novio

El novio se decantó por un chaqué a medida, con chaleco y corbata súper original con motivos muy coloridos. El pantalón gris de rayas y la camisa blanca finalizaron su combinación.

traje del novio

Fotos: Photodelux/ Espacio La Quinta de Jarama

Ceremonia y celebración

La ceremonia se llevó a cabo en la iglesia de San Francisco de Borja (Madrid). La novia llegó en un deslumbrante Rolls Royce antiguo y deslumbró en la pasarela hacia el altar. Un momento muy emotivo para los novios y los asistentes.

Y para la celebración, el gran espacio de la finca La Quinta de Jarama fue el escenario perfecto para degustar una maravillosa comida, disfrutar de cada uno de sus rincones y bailar hasta el amanecer.

Maca e Íñigo escogieron este lugar por varias razones. Entre ellas, el gusto de La Quinta de Jarama por elaborar platos exquisitos, sus espacios que consiguieron abarcar sus 600 invitados (ni más ni menos), el mobiliarios, las iluminación… y además, por el trato personal. Maca tuvo que viajar justo una semana antes de la boda y gracias al equipo de profesionales que conforman esta finca, consiguió que todo lo que había soñado saliera adelante.

Algunas elementos decorativos (inspirados en los años 20) que sobresalían junto con el escenario perfecto, fueron el centro de mesa altos de hortensias y rosas blancas, velas y números para las mesas. También destacó el seating plan en grandes marcos en color ocre, junto a maceteros repletos de flores blancas. 

lugares celebracion boda

fincas para bodas

fincas para bodas

seating plan

menu boda

centros de mesa

detalles boda

Fotos: Photodelux/ Espacio La Quinta de Jarama

Además, en el jardín, dispusieron una zona chill out para el descanso de sus invitados. Allí pudieron disfrutar de varios cocteles y refrescos junto con una iluminación muy especial y una decoración con velas y flores blancas.

Feliz miércoles.

chill out

novios

Fotos: Photodelux/ Espacio La Quinta de Jarama

Comentarios

Relacionados

2016 LuciaSeCasa Ediciones Lisa Tarín. Todos los derechos reservados.

Suscríbete a nuestra newsletter
 Acepto la política de privacidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
X
No te pierdas
NADA

Suscríbete a nuestra newsletter

 Acepto la política de privacidad