ESTÁS EN:

shares

Sonia y José María se casaron el pasado mes de junio tras 13 años de relación. Una boda muy esperada en un marco precioso en la que sus invitados disfrutaron de lo lindo.

 

Sonia y José María se conocieron en el Colegio Salesianos de Guadalajara hace 13 años. Sonia llegó nueva al colegio. Iba a un curso inferior a José María, y solo coincidía con él en los pasillos, hasta que una amiga en común los presentó. Encajaron a la perfección desde el primer momento, y se mantuvieron unidos desde entonces.

Se casaron en junio de 2018, tras una pedida espectacular: “siempre nos ha gustado mucho viajar, y fue en el Golden Gate de San Francisco dónde me pidió matrimonio. Cuando vi el anillo se me saltaron las lágrimas. Nos abrazamos muy emocionados, olvidándonos de todos los turistas que había allí. Fue un momento único”.

Sonia y José María

FOTO: Instantánea & Tomaprimera

La ceremonia y el banquete

Para celebrar su ceremonia de boda, Sonia y José María eligieron la Concatedral Santa María La Mayor de Guadalajara, una preciosa iglesia mudéjar del siglo XIV, con el retablo mayor renacentista.

De las flores se encargó Verdenace, una floristería de toda la vida de Guadalajara. “Ángela nos asesoró muy bien tanto de para la decoración de la ceremonia como la de los coches”, explica Sonia. “A los niños de arras les hizo unas cestitas con lavanda, paniculata y eucalipto muy bonitas”. 

Sonia y José María

FOTO: Instantánea & Tomaprimera

De allí se trasladaron a La Posta Real, una finca situada en la Vega del Henares, a pocos kilómetros tanto de Guadalajara como de Madrid capital. “Con unos exteriores espectaculares, jardines en varias alturas cuidados al detalle y cocina propia, cuando fuimos a visitarla no tuvimos ninguna duda de celebrar allí nuestra boda”, asegura Sonia. “El lugar enamora y la comida es de gran calidad”.

Sonia y José María

FOTO: Instantánea & Tomaprimera

Hicieron el cóctel en Balconada, uno de sus espacios exclusivos: “queríamos un espacio al aire libre, que fuese amplio y bonito, y la verdad que fue todo un acierto. Balconada tiene vistas a las zonas verdes con una cascada, un puente y una escalinata preciosa. Al anochecer se encendieron sus farolas, y parecía de cuento”.

Sonia y José María

FOTO: Instantánea & Tomaprimera

La cena se realizó en el salón de Balconada, y la fiesta en Arcos y sus jardines. Amenizó la fiesta Calle Habana: “una orquesta que vino desde Barcelona, con unos músicos muy profesionales que junto a su DJ nos animaron toda la noche, nos sorprendieron con regalos y sacaron varitas luminosas en algunas canciones que nos dedicaron.

FOTO: Instantánea & Tomaprimera

Todos los invitados nos felicitaron por el lugar tan bonito que habíamos escogido, y el personal fue muy atento y amable. Nos ayudaron en todo momento, y nos dejaron decorar todo a nuestro gusto. Sin duda repetiríamos”, añade Sonia.

Sonia y José María

FOTO: Instantánea & Tomaprimera

Sonia y José María

FOTO: Instantánea & Tomaprimera

Todo un éxito, teniendo en cuenta que Sonia y José María decidieron organizar la boda sin contar con un servicio de wedding planner. Su objetivo era planificar todo ellos, para disfrutar plenamente de cada detalle del proceso, y lo consiguieron.

Las invitaciones de la boda

Sonia y José María encargaron las invitaciones de boda a un amigo. Fueron unas invitaciones muy originales, personalizadas con sus dos perros, que no estuvieron en la boda y querían que apareciesen en algún lado.

El momento más emotivo para Sonia Y José María

Para Sonia no hay duda: “el momento más emotivo fue el de mi llegada a la Concatedral, del brazo de mi padre. Cuando se abrieron las puertas y dejaron a la vista a todos nuestros seres queridos, que se pusieron de pie al tiempo que sonaba el Canon de Pachelbel interpretado por un violín, un piano y un violoncello. Y al fondo, el hombre de mi vida, súper sonriente, esperándome”.

Sonia y José María

FOTO: Instantánea & Tomaprimera

Además, a lo largo del día hubo otros muchos momentos emotivos, que Sonia no quiere dejar de recordar: “nada más despertarme llegó un ramo de rosas de Chema muy bonito. También me emocioné mucho cuando leyó mi sobrina durante la ceremonia. Y cuando entramos Chema y yo al cóctel al tiempo que sonaba la canción de IL Divo “Hasta mi final”, y todos nuestros seres queridos rompieron a aplaudir y a gritar “¡vivan los novios!”;o cuando entramos al banquete y todos los invitados empezaron a saltar con nosotros como locos; o cuando entregué los ramos a varias amigas y a mi prima.

Sonia y José María

FOTO: Instantánea & Tomaprimera

También cuando salieron unos amigos de la infancia a dedicarnos unas palabras; o cuando mi grupo de amigas me pusieron la canción de “Bella”, y me regalaron un álbum con fotos nuestras…”.

Sonia y José María

FOTO: Instantánea & Tomaprimera

El outfit de la novia

Sonia lució dos vestidos el día de la boda.

Para la ceremonia eligió un diseño de corte clásico y romántico de Aire Barcelona, el modelo Bliss, muy ceñido en la cintura, pero con vuelo en la falda y mucha cola. El detalle lo llevaba en la espalda. “Quería un estilo romántico, sobrio y elegante para entrar por las puertas de la Concatedral Santa María La Mayor de Guadalajara. Lo acompañé de un velo muy fluido con pequeñas flores de hilo bordadas y un tocado de flores muy sencillo hecho a mano por La Novia Duende, con algún tono aguamarina igual que el de los zapatos”. 

Sonia y José María

FOTO: Instantánea & Tomaprimera

El ramo lo diseñó con Ángela, de Verdenace: “tenía claro que quería incluir algún tono similar al aguamarina de mis zapatos, y metimos eucalipto y hortensias azules, además de algunas rosas blancas y rositas. El resultado encantó a mis invitadas”.

Sonia y José María

FOTO: Instantánea & Tomaprimera

En la fiesta lució otro vestido de Aire Barcelona, el modelo Urus. “Tras la cena decidí cambiarme de vestido y opté por un modelo totalmente diferente al de la ceremonia. Muy fluido, con cuerpo de encaje con espalda totalmente abierta y algo de pedrería, era mucho más sensual y ligero, y me permitió bailar y disfrutar de la noche.  

Sonia y José María

FOTO: Instantánea & Tomaprimera

Los dos vestidos definen el tipo de boda que queríamos: una boda clásica y romántica, pero en la que no podía faltar la diversión. Tras 13 años de relación tanto familiares como amigos estaban deseando que llegara la fecha, y la verdad es que todos nuestros invitados llenaron de sonrisas nuestro día. Fue muy bonito”. 

Sonia y José María

FOTO: Instantánea & Tomaprimera

Respecto a los zapatos, Sonia calzó unos stilettos con copete en ante y color aguamarina combinado con glitter silver en el tacón. Diseñados y hechos a medida por Almudena Álvarez Shoes, fueron regalo de una amiga: “una pasada de zapatos. Fueron todo un éxito, además de comodísimos. Nunca me había hecho unos zapatos a la medida, y Almudena, además de tener mucho gusto, me asesoró muy bien e hizo que encajaran a la perfección con los dos vestidos y el estilo de la boda”.

Sonia y José María

FOTO: Instantánea & Tomaprimera

Para completar su look, Sonia lució unos pendientes de oro blanco y semilargos, con una perla, regalo de una amiga de la familia; una pulsera de Swarovski regalo de su tía; el anillo de compromiso de Tiffany & Co, y la alianza de oro de Maiter.

La maquilló, junto a su madre, la maquilladora Alba Jiménez Castañar, especializada en aerografía, que las visitó a domicilio: “yo llevaba un maquillaje muy natural en el que dimos protagonismo a los ojos y a los labios, en tono rosa, como algunas de las flores de mi ramo. La técnica del aerógrafo fue un acierto. Además de aportar naturalidad, el maquillaje me duró todo el día y toda la noche”.  

Sonia y José María

FOTO: Instantánea & Tomaprimera

Por su parte, las peinó Vanesa Fernández: “a mí me hizo un recogido bajo, cómo con un trenzado, para el vestido de ceremonia. Luego pude soltarlo para el vestido de fiesta”.

El look del novio

José María vistió chaqué a la medida en azul marino, gemelos de plata y reloj de Certina 1888 automático, regalo de la novia, además de la alianza de oro de Maiter.

Sonia y José María

FOTO: Instantánea & Tomaprimera

La madrina y la madre de la novia  

La madrina lució un vestido muy elegante, en azul marino con encaje de Aire Barcelona. La madre de la novia, por su parte, optó por un modelo en color teja de pedrería y escote en la espalda de la misma firma.

La luna de miel

Para su viaje de novios, Sonia y José María eligieron Costa Rica y Bocas del Toro, en Panamá. Un destino muy romántico para disfrutar de la naturaleza, de los paisajes, de los animales, de los atardeceres… “Fuimos a unos hoteles muy bonitos y el personal fue súper amable. Es un viaje que nunca olvidaremos”, concluyen.

Comentarios

Relacionados

2016 LuciaSeCasa Ediciones Lisa Tarín. Todos los derechos reservados.

Suscríbete a nuestra newsletter
 Acepto la política de privacidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
X
No te pierdas
NADA

Suscríbete a nuestra newsletter

 Acepto la política de privacidad